Clínica del Sudor - Sudor Excesivo - Sudoración Excesiva

Central Telefónica:
(01) 422.7615 


Sede Torre de Consultorios Angloamericana: 
Av. Alfredo Salazar 314 Of. 306 San Isidro

Clínica del Sudor - Sudor Excesivo - Sudoración Excesiva
Turismo de salud  |   Videos  |   Testimonios  |   Notas  |  
Inicio » Blog » Notas» Sudoración nocturna

Sudoración nocturna

Clínica del Sudor - Sudor Excesivo - Sudoración Excesiva

La sudoración excesiva nocturna que no es ocasionada por el exceso de abrigo, es una situación frecuente. Un estudio realizado a 2.267 personas que acudieron a consultas médicas, el 41% aseguró sufrir de sudoración durante la noche. Esta puede empapar sabanas, pijamas e impedir el sueño normal.

 “Se trata de una cuestión importante”, dice la doctora Glaser. “La sudoración nocturna puede ser un síntoma significativo. No debemos pasar por alto la sudoración extrema ni los cambios repentinos en la producción de sudor”. 

Este incremento en el sudor podría ser provocado por alguna enfermedad. Por ello la Glaser aconseja visitar a un médico para realizar un chequeo completo. A través del historial médico y una serie de exámenes, se podrá averiguar si es que hay alguna enfermedad involucrada con la sudoración

Algunos problemas médicos que pueden causar sudoración nocturna:

– La menopausia y perimenopausia. Los síntomas menopáusicos pueden comenzar años antes de la interrupción del ciclo menstrual. Otros cambios hormonales femeninos, como los causados por la pubertad y el embarazo, también pueden provocar sudoración nocturna.

– Infecciones como tuberculosis, endocarditis (inflamación de las válvulas cardiacas), osteomielitis (en el interior de los huesos), abscesos e infección por HIV.

– Cáncer. La sudoración nocturna puede ser un síntoma temprano de algunos tipos de cáncer, especialmente linfoma. Sin embargo, en estos casos la sudoración no suele ser el único síntoma, sino que normalmente aparecen otros como fiebre o pérdida de peso.

– Hipoglucemia (bajo índice de azúcar en sangre).

– Desórdenes hormonales, por ejemplo hipertiroidismo.

– Afecciones neurológicas tales como ACV o neuropatía autónoma, aunque no son una de las causas más frecuentes.

Algunos medicamentos también pueden causar sudoración nocturna. Entre ellos se encuentran los antidepresivos y otros medicamentos psiquiátricos, los compuestos hormonales y la medicación para reducir el nivel de glucosa en sangre. Los antipiréticos (por ejemplo, aspirina) también pueden causar sudores por la noche, así como cortisona, prednisona y prednisolona.

Si padeces de sudoración nocturna, es importante que consultes a tu médico acerca del tema, sobre todo si ésta viene acompañada de otros síntomas como pérdida de peso inexplicable. “La mayoría de los sudores nocturnos no son idiopáticos”, afirma Glasser. “Generalmente existe una patología detrás que necesita ser tratada”. No olvides mencionarle a tu médico cualquier medicación que estés tomando, incluyendo medicamentos sin receta y remedios “naturales”.

Fuente: Sociedad Internacional de la Hiperhidrosis

Tags :